Inicio ANAP Las baterías de iones de litio del LEAF encuentran un lugar en...

Las baterías de iones de litio del LEAF encuentran un lugar en los vehículos guiados automatizados de Nissan

131
0

Más duraderos y más rápidos de cargar, los vehículos guiados automatizados de Nissan (máquinas móviles que ayudan a los trabajadores en las fábricas) están evolucionando gracias a la segunda vida útil de las baterías Nissan LEAF.

Los vehículos guiados automatizados (o AGV por sus siglas en inglés), entregan piezas a los trabajadores en la planta de manufactura. Imagínese los AGV como carteros robóticos, que se mueven alrededor de las pistas magnéticas entregando partes cuando se necesitan, a medida, para construir los automóviles. Esto significa que un trabajador no pierde el tiempo buscando un componente y puede concentrarse en instalarlo. A la vez, ahorrar tiempo aumenta la eficiencia de las operaciones.

Las fábricas de automóviles son lugares concurridos y los AGV se han vuelto indispensables. En la planta de Nissan Oppama, al sur de Tokio, hay más de 700 AGV. Si mira los centros de manufactura de automóviles de Nissan en todo el mundo, encontrará más de 4.000 AGV en funcionamiento. Es una orquesta de señales y sensores que tocan en perfecta armonía para evitar golpes en el piso de la planta.

Nissan estaba explorando nuevas formas de reutilizar sus baterías Nissan LEAF, el vehículo eléctrico de mercado masivo que ha encabezado el viaje de la compañía hacia cero emisiones desde 2010. Hoy, el mundo de LEAF y AGV se fusionó.

El LEAF de primera generación estaba equipado con un paquete de baterías de 24 kilovatios-hora. Estos paquetes de iones de litio se fabricaron combinando 48 módulos. Hace unos ocho años, los ingenieros de Nissan encontraron una manera de tomar tres de estos módulos, volver a empaquetarlos y colocarlos dentro de un AGV. El año pasado, llevaron esta idea a un nuevo nivel mediante el uso de módulos de batería reutilizados, en lugar de nuevos, para alimentar los AGV.

Nissan, junto con 4R Energy, ha sido pionera en dar una nueva vida a las baterías de los vehículos eléctricos para alimentar sus AGV, porque ya no eran lo suficientemente potentes para hacer funcionar un automóvil, pero perfectas para una máquina que se desplaza por la fábrica. Esto hace que la electrificación de la movilidad sea una propuesta aún más sostenible.

Los AGV con baterías de iones de litio, nuevos o reutilizados, se cargan más rápido. Además, los trabajadores ya no necesitan sacar las baterías para enchufarlas. Los AGV simplemente se detienen momentáneamente en la estación de carga a lo largo de su ruta y se recargan gradualmente en cada paso. Esta automatización ahorra mucho tiempo.

Las baterías LEAF reutilizadas también duran más. Mucho más. Si bien las baterías de plomo-ácido generalmente se reemplazan cada año o dos, se espera que las baterías LEAF reutilizadas duren de siete a ocho años. Menos baterías significa menos impacto en el medio ambiente y un paso más hacia la neutralidad en carbono.

«Nuestros clientes también se benefician. Cuando las baterías de vehículos eléctricos usados ​​se vuelven más valiosas, los precios de intercambio aumentan», dice Masashi Matsumoto, quien promueve el desarrollo de AGV en el Centro de Investigación y Desarrollo de Tecnología de Producción de Nissan. «Con más formas de usar las baterías, el valor residual general del LEAF ha aumentado».

Los AGV no han terminado de evolucionar. Por ahora, cada máquina está ligada a la ruta magnética establecida para ella en la fábrica. Como un tren en una vía, solo puede viajar donde la cinta lo permite. Cambiar estas rutas (sacar cintas, colocar nuevas pistas y actualizar programas de computadora) requiere tiempo y dinero.

Pero tal vez no por mucho más tiempo. Al igual que la batería del LEAF permitió que los AGV funcionen por más tiempo, los avances en la conducción autónoma podrían liberar a los asistentes de fábrica de la cinta magnética. En un entorno mucho más controlado y predecible, los AGV necesitarían menos tecnología que los automóviles, pero aún podrían depender de sensores y algoritmos para moverse de forma autónoma. Nissan también está investigando la tecnología conectada para permitir que los AGV permanezcan en contacto constante con la computadora que maneja sus movimientos.

«El uso de nuestras exclusivas tecnologías de conducción autónoma y de accionamiento eléctrico para mejorar los AGV aportará una gran innovación a nuestras fábricas», afirma Matsumoto. «El suministro de piezas en las fábricas está entrando en la era de la electrificación y la automatización».

Así que a medida que los automóviles continúen evolucionando, también lo harán las fábricas que los producen.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí