Inicio Actualidad Un estudio del MIT señala las mejoras en infraestructura que podrían llevar...

Un estudio del MIT señala las mejoras en infraestructura que podrían llevar a un mayor uso de autos eléctricos

219
0

Un nuevo estudio de investigadores del Massachusetts Institute of Technology (MIT) revela los tipos de mejoras de infraestructura que marcarían la mayor diferencia en el aumento de la cantidad de automóviles eléctricos en las carreteras, un paso clave para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero del transporte.

Los investigadores encontraron que la instalación de estaciones de carga en calles residenciales, en lugar de solo en ubicaciones centrales como centros comerciales, podría tener un beneficio enorme. También encontraron que agregar estaciones de carga de alta velocidad a lo largo de las carreteras y hacer que vehículos suplementarios estén más disponibles para las personas que necesitan viajar más allá del rango de carga única de sus vehículos eléctricos podría aumentar en gran medida el potencial de electrificación del vehículo.

Los investigadores desarrollaron una nueva metodología para identificar soluciones de carga que encajarían convenientemente en las actividades diarias de las personas. Utilizaron datos recopilados de dispositivos de rastreo GPS en automóviles, así como resultados de encuestas sobre los hábitos y necesidades de manejo diarios de las personas, incluidos datos detallados del área de Seattle y datos más generales de los EE. UU. en su conjunto.

Aumentar enormemente la penetración de los automóviles eléctricos en la flota de vehículos personales es una característica central de las políticas de mitigación del clima a nivel local, estatal y federal, dice la autora del estudio, la profesora asociada de estudios de energía del MIT, Jessika Trancik. Un objetivo de este estudio fue “comprender mejor cómo hacer realidad estos planes para la electrificación rápida de vehículos”, agrega.

Al decidir cómo priorizar diferentes tipos de mejoras en la infraestructura de carga de vehículos, el equipo desarrolló una mejor comprensión del comportamiento detallado de consumo de energía de las personas, a lo largo del día y el año.

Si bien la gran mayoría de las necesidades diarias de conducción de las personas pueden satisfacerse con la autonomía proporcionada por los coches eléctricos de bajo costo existentes, como han informado Trancik y sus colegas, normalmente hay algunas ocasiones en las que las personas necesitan conducir mucho más lejos. O es posible que necesiten hacer más viajes cortos de lo habitual en un día, con poco tiempo para detenerse y recargar energías.

Estos “días de alta energía”, como los llaman los investigadores, cuando los conductores consumen más de la cantidad habitual de energía para sus necesidades de transporte, pueden suceder solo un puñado de veces al año, pero pueden ser el factor decisivo en la decisión de las personas sobre si volverse eléctricos.

Aunque la tecnología de las baterías está mejorando y ampliando constantemente la autonomía máxima de los coches eléctricos, eso por sí solo no será suficiente para satisfacer las necesidades de todos los conductores y lograr reducciones rápidas de emisiones. Abordar el problema del alcance a través de la infraestructura es esencial, dice Trancik. Las baterías de mayor capacidad tienden a ser las más caras y no son asequibles para muchos, señala, por lo que conseguir la infraestructura adecuada también es importante desde una perspectiva de equidad.

Ser estratégico para ubicar la infraestructura donde puede ser más conveniente y eficaz, y hacer que los conductores lo conozcan para que puedan visualizar fácilmente dónde y cuándo cargarán, podría marcar una gran diferencia, dice Trancik.

Proporcionar un fácil acceso al transporte alternativo para esos días de alta energía también podría desempeñar un papel, según el estudio. Las compañías de vehículos pueden incluso encontrar ventajoso proporcionar o asociarse con servicios de alquiler convenientes para ayudar a impulsar sus ventas de autos eléctricos.

En su análisis de los hábitos de conducción en Seattle, el equipo descubrió que el impacto de agregar estaciones de carga rápida en las carreteras o aumentar la disponibilidad de vehículos suplementarios de largo alcance hasta cuatro días al año significaba que la cantidad de hogares que podían cumplir con sus requisitos de manejo las necesidades con un vehículo eléctrico de menor costo aumentaron del 10% al 40%. Este número aumentó a más del 90% de los hogares cuando estaban disponibles las estaciones de carga rápida, la carga en el lugar de trabajo, la carga pública durante la noche y hasta 10 días de acceso a vehículos complementarios.

Destacan que las opciones de carga en ubicaciones residenciales (dentro o fuera de la calle) son clave en todos estos escenarios.

Los hallazgos del estudio resaltan la importancia de hacer que las capacidades de carga nocturna estén disponibles para más personas. Si bien quienes tienen sus propios garajes o estacionamiento fuera de la vía pública a menudo ya pueden cargar fácilmente sus autos en casa, muchas personas no tienen esa opción y usan el estacionamiento público.

El estudio contó con el apoyo del Fondo Europeo de Desarrollo Regional, el Programa de Desarrollo Regional de Lisboa Portugal, la Fundación Portuguesa para la Ciencia y la Tecnología y el Departamento de Energía de Estados Unidos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí