Inicio ANAP En la carrera de la electromovilidad las regulaciones de cinco países con...

En la carrera de la electromovilidad las regulaciones de cinco países con reservas de litio

31
0

Ante el aumento de la demanda de las baterías de litio, los países con mayores reservas de litio tienen en mente, en menor o mayor medida, la regulación de la explotación sostenible de las mismas.

Se estima que la cantidad de vehículos eléctricos rodando en las calles pasará de 10 millones en 2020 a más de 145 millones para 2030, y, por lo tanto, la demanda de minerales para baterías, como el litio, también se incrementará.

En ese sentido, Latinoamérica es reconocida como una región rica para la explotación de sus yacimientos. De hecho, varios países ya contemplan esta actividad en sus planes y regulaciones para el desarrollo asimismo  de la movilidad eléctrica.

Argentina

Argentina cuenta con las más grandes reservas de litio del mundo, ubicadas principalmente en las provincias de Catamarca, Jujuy y Salta, formando parte del triángulo junto a Chile y Bolivia donde se encuentra el 80% de las reservas de litio del planeta.

De esta manera, el país, que aún tiene mucho camino por recorrer en lo que respecta a los vehículos eléctricos, se impone como un player clave en la electromovilidad gracias a sus 19 millones de toneladas de reserva de litio.

El Grupo BMW, el fabricante alemán de automóviles y motocicletas de alta gama, anunció que realizará una inversión de más de U$S 300 millones para la extracción de litio en Catamarca para luego producir baterías para los vehículos eléctricos.

Tal es así que el Proyecto de Ley de Promoción de la Movilidad Sustentable, que se debatirá en el Congreso a comienzos del 2022, contempla a las reservas del noroeste argentino, las cuales según el documento “son condición suficiente para la industrialización: son antes una invitación a pensar y desplegar un proceso de integración de cadenas de valor, que vayan desde el salar hasta el vehículo”.

En ese sentido, el Gobierno nacional aseguró que se avanzará en un programa “que incorpore activamente a la Argentina en la transición ecológica, como fabricante y proveedor regional” y agregó que se trata de un “desafío” que implica desarrollar una minería sustentable e inclusiva, ya que los vehículos eléctricos requieren 5 o 6 veces más cobre que un vehículo convencional, además de litio y otros minerales.

Bolivia 

Bolivia posee 21 millones de toneladas de reservas de litio, gran parte de ellas en el Salar de Uyuni, recurso que de a poco el país comienza a industrializar.

Sacando provecho de las mismas, el Gobierno de Luis Arce propuso una estrategia nacional de industrialización del litio. Dicha estrategia prevé la construcción de 41 fábricas para 2030 que permitirá que toda la cadena de producción de baterías tenga lugar en Bolivia.

En consecuencia, se apunta, por ejemplo, a construir una fábrica para que la boliviana Quantum Motors utilice celdas de litio proporcionadas por Yacimientos de Litio Bolivianos, con quienes tienen una alianza desde 2019.

El Plan de Electromovilidad, de hecho, es trabajado por los viceministerios de Altas Tecnologías Energéticas y de Electricidad y Energías Alternativas teniendo en cuenta el rol fundamental que juega el litio en todo el proceso.

Chile

El país posee las mayores reservas mundiales de litio, pero la producción apenas se ha movido en los últimos años ya que asuntos burocráticos y ambientales han obstaculizado durante mucho tiempo el desarrollo de proyectos en otros lugares del norte de Chile que no sean el Salar de Atacama.

Sin embargo, la producción de litio de Chile se duplicará para 2030, impulsada por una mayor demanda de la industria de electromovilidad, según pronosticó un estudio de la Comisión Chilena del Cobre (Cochilco).

Perú

El descubrimiento del depósito Falchani en Puno, de 2.5 millones de toneladas de recursos comprobados (aprox. 15% de las reservas existentes en el mundo) colocaría a Perú en un lugar altamente expectante a nivel mundial, por su importante potencialidad para suministrar litio para la industria automotriz.

Aunque se trata de un caso incipiente, donde recién se están dando los primeros pasos en esta materia, la Asociación de Emprendedores para el Desarrollo e Impulso del Vehículo Eléctrico en Perú (AEDIVE Perú) contempla la explotación de litio en su Estrategia Nacional de Impulso la Movilidad Eléctrica (ENIME).

Según este proyecto, la industria del litio también debe tener un marco normativo, clúster de investigación y desarrollo, certificado de exportación, segunda vida y disposición final. Financiamiento y centro de capacitaciones especializado.

México

México, por su parte, cuenta con tres yacimientos de litio: el de Sonora, que es explorado por la minera canadiense Bacanora Minerals y la empresa china Ganfeng Lithium Ltd, el de Bajo California y el de San Luis Potosí-Zacatecas. Durante el último tiempo, el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, indicó la posibilidad de una nacionalización del recurso.

Actualmente, el marco legal del litio en México está previsto en el artículo 27 constitucional, en el que se instituye la propiedad de la Nación sobre los recursos minerales y en el artículo 4 de la Ley Minera en el que se incluye al litio como uno de los minerales o sustancias que en vetas, mantos, masas o yacimientos constituyen depósitos distintos de los componentes de los terrenos.

Sin nada concreto aún, el Senado ha formulado propuestas en el sentido de reafirmar la propiedad de la Nación sobre este recurso, así como para asegurar el manejo adecuado de los residuos peligrosos que producen las baterías de litio.

 

Fuente: portalmovilidad.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí